Jun 082014
 
Sep 292013
 

Leer aquí: De la revolución al revolico (un epílogo provisional) Por Ernesto Oroza

Jun 212013
 

In 1991, Cuba’s economy began to implode. “The Special Period in the Time of Peace” was the government’s euphemism for what was a culmination of 30 years worth of isolation. It began in the 60s, with engineers leaving Cuba for America. Ernesto Oroza, a designer and artist, studied the innovations created during this period. He found that the general population had created homespun, Frankenstein-like machines for their survival, made from everyday objects. Oroza began to collect these machines, and would later contextualize it as “art” in a movement he dubbed “Technological Disobedience.”

Originally aired on Motherboard in 2011. Read the full article here:http://bit.ly/146oqYW

Jun 112013
 

De la revolución al revolico (un epílogo provisional)

Por Ernesto Oroza

En Cuba no existen tiendas de autos, ha sido así por más de 50 años. El parque automotriz nacional se reduce a vehículos americanos y europeos anteriores a 1959, a autos para uso oficial, procedentes en su mayoría de la ex Unión Soviética y Argentina y a unas miles de máquinas importadas por técnicos extranjeros y marineros. Un intermitente sistema gubernamental de premios ha facilitado la compra hasta la fecha de otros miles de vehículos a trabajadores afiliados al sector estatal y que pueden probar la proveniencia legal del dinero empleado. Este limitado volumen de automóviles se sostiene por adaptaciones y reparaciones continuas, muchas veces radicales pero invisibles, ilegales, escondidas en las entrañas del vehículo. La integridad de la carrocería, por el contrario, había sido rigurosamente protegida por las ordenanzas viales.

Hace más de un año el gobierno cubano emitió una regulación que permite poner otra vez en circulación a aquellos autos destruidos por un choque, corrosión o abandono. En el pasado, cuando un auto por estos motivos salía de la vía pública resultaba imposible incorporarlo nuevamente. El decreto permite ahora re-inscribir automóviles si se conservan hasta un 60 por ciento de sus rasgos originales.

Seamos conservadores por inercia. Imaginemos la infinitud de posibilidades formales que provee la exigencia de guardar el 60 por ciento original de un fiat polski, o de su pariente ruso, el lada zhiguli. Visualicemos el torrente de singularidad que habita en las tres partes de un quinto para un volga, un moscovitch, un hyundai o un toyota corolla. Como la regulación no exige que el 60% sea un continuo dentro del cuerpo del auto, ¿pudiéramos hallar un 30% al frente y el otro 30 en la parte trasera? ¿Pueden dos puertas izquierdas del auto integrar el por ciento exigido y las dos derechas no? Lo que deseo notar es la matriz especulativa que inscribe la maldita limitación de preservar un 60%. Teóricamente la fórmula- para comprender su potencialidad y exagerar- puede llevarse al entorno molecular: habrá un sesenta por ciento de moléculas de la carrocería del auto que deben mantenerse por ley y un resto que están liberadas del control. Podemos empujar el análisis al ámbito de la historia del diseño: habrá un sesenta por ciento de superficies y componentes inmaculados ideológicamente, como si el desastre hubiera “curado” ciertos segmentos supurados por un lenguaje industrial severo en términos de estandarización, para hacerlos convivir 50 años después con un 40 porciento vernáculo y artesanal. Esa parte original, ese fragmento diseñado flotará como un organismo prehistórico en una sopa de magma ardiente. Si la ecuación en su restricción ya nos parece sutilmente evocadora, percatémonos ahora que la regulación está cediendo, por decreto, un rango del 40 por ciento a la fantasía técnica y formal. Las personas que entrevisté en la calle nombraron cada vez estos autos como “60 por ciento”, creo en oposición que la denominación más adecuada sería la del “40 por ciento”. Bajo mi supuesto, en esos dos quintos del auto se aloja la turbia gloria y germina nuestro zeitgeist. Ahí todo será posible, es la mente vacía. En el lugar antes ocupado por las partes desaparecidas del auto se desborda ahora la piscina genética de la invención.

Para empezar el fenómeno exige nuevos expertos. En los años venideros habrán entendidos del 60 por ciento compitiendo con otros del 40 restante.  Solo hay que darse una vuelta por www.revolico.com para notar que tienes que llamar un experto en ladas o toyotas yari para arreglar un chevrolet. En las narrativas legales encontraremos truculentas maravillas. La batalla de por cientos que tomará lugar en el cuerpo de los autos tendrá un eco en el cuerpo de la ley general del tránsito. ¿Quién y cómo definirá las fronteras legales y físicas entre el 60% y el 40%? En marzo pasado hallé un Peugeot 404 diseñado en 1962 por Battista Pininfarina. El auto muestra el 60 por ciento del diseño original, al menos teóricamente, el 40 por ciento restante no puede ser adjudicado al diseñador de Turín. Los nuevos encuentros y líneas que aparecieron en el maletero, los sistemas técnicos ahora híbridos, los plexiglases de colores que sustituyen las ventanas, los guardafangos inflamados entre otras alteraciones conforman el 40% restante. Creo que las líneas de este auto evocan ahora una aerodinámica vernácula divertidamente especulativa y utópica. La forma de un auto, cuando su fabricante es serio, es también un diagrama de la velocidad, la resistencia del aire, las turbulencias y otras fuerzas del universo sobre el automóvil. Si damos por sentada esa relación y la invertimos, al cambiar la forma del peugeot de Pininfarina estaríamos diagramando y proponiendo las leyes físicas de un nuevo universo. Esta propuesta dejaría de ser delirante si se propone como un modelo de interpretación del caos que provocaran estos autos en su encuentro con la reglas del universo legal. Cuando el auto se alejó pensé que en su movimiento buscaba distanciarse para siempre de su referente, del modelo de estandarización con el cual compartirá desde ahora solo un determinado por ciento. Dos cuadras después hallé otro “40 por ciento”, es un volkswagen por delante y un fiat por detrás.

Jun 052013
 

Antenas vernáculas concebidas para decodificar y “robar” la señal de la emisora estatal de radio “para Centros de Gastronomía y Comercio de Ciudad de la Habana”. Los creadores de estas antenas las ocultaban en cajas pequeñas de plástico y mas comúnmente en el interior de autos de juguete. Esa es la razón por la cual había tantos televisores y radios en la Habana atados con un cable delgado a pequeños autos de carrera o a camiones de bomberos y autos de policía. Habana, 2005

Mar 042013
 

Press release online: http://designpovertyfiction.free.fr/2EngDPF2013.pdf

FREE ENTRANCE

Grand Hornu (Belgique) le 22 et 23 mars 2013 de 11 :00 à 19 :00.

En mars 2013, DESIGN, POVERTY, FICTION célèbre le 40e anniversaire du premier choc pétrolier (mars 1973), qui marque l’entrée des pays occidentaux en crise permanente. Pour le moment, rien n’indique une rémission. Il est donc essentiel d’imaginer la pauvreté autrement, soit pour s’en accommoder, par manque d’alternatives, soit pour en faire un lieu d’expériences.

DESIGN, POVERTY, FICTION questionne le rapport ambigu qu’entretient le design avec la pauvreté.

DESIGN, POVERTY, FICTION fonctionnera sous forme de festival, en associant des rencontres, des projections de films, un bar, des expériences de design et des propositions festives. Des théoriciens et des praticiens dialoguent sur la question des besoins humains fondamentaux, des richesses cachées, des formes d’exploitation du travail à interroger.

DESIGN, POVERTY, FICTION propose de se pencher sur la pauvreté dans les sociétés industrialisées. Il expose des expériences de modes de vie, des hypothèses politiques, et des dispositifs artistiques qui utilisent la pauvreté comme un matériau de projet.

Mechanical Turk, néo-primitivisme, culture punk, hard discount, vie dans le dé-sert, potlatch, discours contradictoires de l’aide humanitaire, salariat vs. aides sociales…

Le design a fréquemment été dénoncé comme asservi à la société matérialiste, l’instrument du spectacle, du divertissement permanent. La course en avant vers l’abondance conduirait à la consommation excessive, à la satisfaction de “faux” besoins… Aujourd’hui on lui oppose sa succession volontairement pauvre, morale. Nostalgie de l’âge d’avant le matérialisme, retour annoncé de multiples Saint François d’Assise.

Un asservissement aux thèses de la frugalité et de l’ascétisme fera, selon nous, du design le chantre idéal du maintien de la pauvreté. DESIGN, POVERTY, FICTION part de l’hypothèse que le design est une arme de maintien de l’ordre (très perfectionnée), une pratique se jouant sans cesse de sa transparence, illusionniste savante sans le savoir.
Mais, qu’y aurait-il donc après le matérialisme qui puisse éviter ce dualisme simple ?

DESIGN, POVERTY, FICTION souhaite provoquer cette morale et ces esthétiques contemporaines en les confrontant à différentes quêtes existentielles, parfois contradictoires, provocantes, voir à rebours. Objectif : un monde matérialiste à bousculer dans son imaginaire même.

Sommes-nous sûrs de ce que sont les besoins humains de base ? Existe-t-il de “vrais” et de “faux” besoins” ? Le design doit-il être une forme de charité ? La pauvreté est-elle une maladie, qui pourrait être guérie par des mesures économiques ? Est-elle même une question économique ?

Communications /
WORK AND POVERTY Olivier Assouly, philosopher / ILLICH AND POVERTY, Thierry Paquot TECHNOLOGICAL DISOBEDIANCE, Ernesto Oroza, designer, EXTREME PARTICIPATION Kenneth Balfelt, artist, FILMING WITHOUT MONEY, Olivier Bosson, director/ BACK TO THE CAVE, Jerszy Seymour, designer / HOMELESS Vs. DESIGN, Olivier Peyricot, designer / EUROPEAN SOCIAL BOAT, Jurgen Bey, designer /MECHANICAL TURK OR THE SCIENCE FICTION OF WORK, Stéphane Degoutin, artist & Nicolas Maisonneuve, researcher / ENJOY POVERTY, Florent Geel, FIDH / FOLKLORE WITHOUT MONEY Jacques Lœuille, artist / SOTSASS JR IN THE DESERT, Marie-Ange Brayer, curator.Toutes les communications sont traduite vers le français, ou l’anglais.

Display, performances et travaux des artistes et designers /
Mariette André, Michela Aragni, Josefin Arnell, Leila Arnou,Dagmar Atladottir, Maureen Barbette, Alice Courilleau Germain Delplanque, Laureline De Leuw, Lionel Dinis-Salazar, Louis Donnot , Elisa Fichet,Caroline Garnier, Julie Gayral Brendan Heshka, Goulven Jaffres , Lucile Jacquemain, Elliot Jammes, Nina Janssen, Guy Koenigstein, Juliette Lefort, Emilie Linares, Raphael John, Oona Linke, Gautier Mallet, Emeline Marchand, Sandrine Mazan, Charlotte Masson, Stef Meul, Chloé Misandeau, Naty Moskovitch, Lise Moutard, Marion Neira, Anne-charlotte Piot, Emmanuelle Poirier, Camille Ravanel, Clara Rivière, Emeric Rousteau, Souleymane Said, Raphael Singler, Camille Thevenet, César Tisne , Daniel Van Stralen, Mehdi Vilquin / Graphisme : Romée de la Bigne, Basile de Gaulle.

Cinéma /
Programmation de longs et moyens métrages (rencontres avec les réalisateurs et artistes) . Selection One Minutes ( One Minutes Fuondation, Amsterdam).

Contact : designpovertyfiction@free.fr

DESIGN, POVERTY, FICTION se déroulera au Grand Hornu (Belgique) le 22 et 23 mars 2013 de 11 :00 à 19 :00. Poverty Party vendredi : à partir de 23 :00. Le festival est organisé conjointement par l’Ensad (Paris), le Sandberg Institute (Amsterdam) et l’ESBA TALM (Angers).

Scientific Committee/
Vincent Beaubois – philosophe; chercheur – Pr. Paris-X – Jurgen Bey – Designer – Head of Sandberg Instituut – Sophie Breuil – Designer – Esba TALM – Stéphane Degoutin – Artiste et chercheur – David Enon – Designer – Esba TALM – Catherine Geel – Historian – co-head Dirty Art Department – Sandberg – Olivier Peyricot – Designer – Ensad – Mattijs P. J. van de Port – Antropologist – Pr. UV Amsterdam